El método del caso es una herramienta muy adecuada para la enseñanza de los negocios. Según el autor, “los aspecto de la vida de empresa y las dimensiones de su manejo deben ser enseñados y practicados mediante la discusión o diálogo de casos reales”. Junto con el análisis y la discusión del caso hay que utilizar el diálogo prudencial con enfoque en la formación del carácter.

Quienes fuimos discípulos de Carlos Llano somos testigos de una congruencia entre su planteamiento teórico y su enseñanza práctica. “El perfeccionamiento de la dirección de empresa es la experiencia, no la enseñanza y hay dos requisitos para que se pueda llevar a cabo este perfeccionamiento: la apertura de mente y la firmeza de criterio”. “Apertura de mente” es “tener la capacidad de observar a nuestro alrededor la actuación y el pensamiento del otro”. Aquí describe la prudencia en su dinámica evaluatoria y deja ver otro aspecto de su concepto antropológico: el predominio de la razón sobre el sentimiento”.

Apertura de mente y firmeza de juicio conducen a la experiencia y no a la rutina. Ambas cualidades pueden adquirirse y mejorarse a través del método del caso, en el que una y otra vez se ejercitan la inteligencia y la voluntad, permitiendo que surjan nuevas ideas prácticas para el empresario.

El método ofrece dos consecuencias positivas: invita a la formación permanente en un mundo cambiante y permite “ser capaces de hacer más y mejores cosas”. Así, queda de manifiesto el énfasis que pone en la importancia de la acción. Desarrolla también el concepto de dirección, “definida por su función, no por su puesto. Depende de los problemas reales sobre los que tiene que pensar y cómo tiene que resolverlos”. Para Llano, “el director es el que realiza la función de síntesis en los procesos de toma de decisiones y en el mando de hombres”. El aprendizaje para él es sobre todo perfeccionamiento de lo que ya tiene, “un cambio de actitud ante los problemas de la empresa y un desarrollo real de la capacidad de dirección”.

LAS VENTAJAS DEL MÉTODO

En un capítulo describe las ventajas del método del caso:ç

 

  • Es un método de descubrimiento que el profesor provoca poniendo las condiciones y circunstancias para que el participante descubra por sí mismo.
  • Estimula la creatividad, ya que hay una re-estructura de lo dado en la que emerge algo diferente.
  • Posee también un contenido social en el sentido de que las opiniones o argumentos de quien lo ejercita pueden ser aceptados o rechazados por otros, mostrando si esos conocimientos son socialmente válidos o no.
  • Es adecuado desde el punto de vista del proceso de la decisión, ya que nos plantea el decidir ante varias alternativas.
  • Ayuda a descubrir, identificar y plantearse problemas de la realidad.

 

En el método del caso, el profesor debe “conocer al participante, dirigir el diálogo con el objeto de que surjan los hechos relevantes, los problemas, las soluciones más adecuadas y los principios más válidos para dominar y llevar las riendas de esa situación concreta y real que se está estudiando”.

En este texto se conjuga la formación filosófica y experiencia práctica dentro de la empresa del autor. En alguna ocasión, el autor me comentó que él era más empresario entre los filósofos y más filósofo entre los empresarios”.

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                    Ernesto Bolio y Arciniega