Familia y Sociedad

Carlos Llano y la doctrina social cristiana

[fa icon="calendar"] 17/10/16 9:00 / por Bernardo Sosa


Con_trasfondo_su_Bisabuelo.jpgCarlos Llano fue un intelectual católico, su gran compromiso con la dignificación de los trabajadores y la educación de los líderes de las organizaciones, tuvo como finalidad el mejoramiento de la sociedad mexicana y de las familias que la conforman.


Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC)

Carlos Llano Cifuentes, fundador de la Universidad Panamericana y del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) participó como miembro de este instituto, al cual también perteneció y ayudó a fundar Lorenzo Servitje, fundador de Grupo BIMBO.

Llano fue, sin duda, un intelectual católico. Su afán por impulsar la doctrina social cristina y mejorar las condiciones de los trabajadores a través de la educación de los líderes, lo llevó a ser un ferviente defensor de la fe católica y de su compromiso para con los demás.

 

Unión social de empresarios de México

Asociación fundada en 1957, “La USEM tiene como propósito difundir los puntos clave del pensamiento social cristiano: dignidad de la persona, bien común, destino universal de los bienes, participación, solidaridad y subsidiaridad” (Cfr. Zagal H. “Para entender a Carlos Llano” p.91). Este es otro de los muchos ejemplos del compromiso que Carlos Llano tuvo con la sociedad mexicana. Ayudar a impulsar un sentido cristiano del trabajo, a través de recordar la responsabilidad que los líderes de este país tienen con las personas a las que emplean.

“Para Llano, la doctrina social de la Iglesia Católica era la respuesta a la proverbial inequidad de la sociedad mexicana. En este aspecto Llano era optimista”. (Cfr. Zagal H. “Para entender a Carlos Llano” p.92)

Los empresarios son necesarios para la sociedad, pero también tienen en sus manos un gran compromiso: Ayudar, humildemente, a formar personas y a recordarles su valor a través de la dignidad del trabajo, en dónde no solo desempeñan una labor para con la sociedad y las familias que los rodean, sino que además llevan a cabo el noble oficio de ser hombres.

A continuación explicaré, muy brevemente, dos pilares fundamentales de la Doctrina Social Cristiana:

  • Principio de Solidaridad

El principio de solidaridad, consiste en que cada persona se responsabilice del bien común y acepte las cargas que ello supone, colocando al individuo al servicio del bien general.  Para Carlos Llano, existen dos aspectos del ser humano que podemos utilizar para explicar este principio: La soberbia y la humildad. 

El primero de ellos, a la luz del principio de solidaridad, tiene como efecto el que la persona se responsabilice (si es que este verbo es el correcto) única y exclusivamente de sí mismo, pasando por encima de los demás para satisfacer sus necesidades y olvidándose por completo del bien común.

El segundo de ellos, la humildad, supone que la persona no se considere el “centro del mundo”. Que acepte que es falible y que necesita de los demás. Debe colocar, por encima de su bienestar propio, el de los demás, aunque deje a un lado la satisfacción inmediata de su propia persona. Para Carlos Llano, este principio debería ser una de las metas de toda sociedad y de toda empresa.

 

  • Principio de Subsidiariedad

El principio de subsidiariedad consiste en intervenir para conseguir que el agente pueda valerse, por sí mismo, cuanto antes. Cómo escribe Héctor Zagal: “ En contra del liberalismo, donde cada actor queda abandonado a su suerte (“Dejar hacer, dejar pasar), la subsidiariedad pregona la intervención de la instancia superior para remediar las deficiencias de las acciones de los agentes” (Cfr. Zagal H. “Para entender a Carlos Llano” p.91)

Para Llano, las personas con un mayor número de dones tienen una responsabilidad de intervenir en favor de las personas menos favorecidas. Ahora, eso no significa que se les “resuelva” la vida, significa intervenir para conseguir que puedan valerse por sí mismas.

Para que una sociedad pueda crecer y mejorar, se necesita que las personas tengan consciente sus dones y la responsabilidad para con los más necesitados. Una responsabilidad que conlleva prudencia para no caer en los extremos de una sociedad y un gobierno paternalistas.


 

Te invito a reflexionar sobre estos dos principios y sobre tu responsabilidad para con los miembros de tu familia, empresa y sociedad. Descarga el siguiente e-book que puede ayudarte a saber más sobre el tema: 

Ebook Nota técnica Liderazgo del remo a la partitura



 

Topics: doctrina social cristiana, subsidiariedad, solidaridad

Bernardo Sosa

Escrito por Bernardo Sosa

Bernardo Sosa Iñigo es Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana. Además, estudió el programa Introducción a Dirección de Empresa (IDE) y el curso Finanzas para no financieros en la Universidad Panamericana. Trabajó dos años como asistente académico del Dr. Héctor Zagal y actualmente se encuentra trabajando como asistente del Director de la Cátedra Carlos Llano UP-IPADE, y como director de contenidos de la página web.

desarrollo-carrera-profesional-carlos-llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Artículos Recientes