Familia y Sociedad

Virtudes cardinales

[fa icon="calendar"] 25/09/17 6:00 / por Bernardo Sosa

Virtudes-cardinales.jpgQué es la virtud

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la palabra virtud de varias maneras, una de ellas es: fuerza, vigor o valor1.

Escogí está definición por la razón de que es la más adecuada para este propósito, dado que la palabra latina virtus (de la cual proviene la palabra virtud) significa fuerza.

La virtud es una disposición de fortaleza, la persona virtuosa resiste los embates de la fortuna y se sobrepone a los problemas que la vida le presenta. Siempre con una buena disposición y buen ánimo.

Qué son las virtudes cardinales

La palabra cardinal tiene su origen en el latín cardinalis que significa principal o fundamental.

Las virtudes cardinales son las virtudes principales y fundamentales de las cuales se derivan todas las demás.

Estas son cuatro: prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

A continuación escribiré las definiciones de cada una de las 4 virtudes cardinales de acuerdo con la definición de la Real Academia de la Lengua Española:

1.- Prudencia:

Templanza, cautela moderación2.

La persona prudente actúa de acuerdo a lo qué es mejor en cada situación con la finalidad de conseguir un resultado deseado, de acuerdo a las circunstancias que rodean a ese hecho concreto al cual se enfrenta.

Con la finalidad de aclarar qué significa esta virtud escribiré un caso concreto:

Imaginemos que somos los responsables de notificarle a una persona que ha sido despedida hoy “viernes” de una organización. Esta persona sufre depresión y se encuentra actualmente medicada. Pero no solo eso, sino que sabemos qué actualmente se encuentra viviendo un episodio de depresión fuerte porque su esposa lo ha dejado el día anterior. ¿Será razonable notificarle “de golpe” qué ha perdido su trabajo? ¿No será mejor esperarnos al lunes para decírselo?

Es cierto que cada caso es distinto. También es cierto que cuando una persona dentro de una organización no ha cumplido las expectativas esperadas se le debe relevar del cargo (siempre de una manera justa y digna) por el bien de las personas que lo rodean y de la organización. Sin embargo existen formas de hacer las cosas.

Siempre hay que pensar en las consecuencias que nuestras palabras y nuestros actos generan en las personas. La virtud cardinal de la prudencia nos ayudará a saber en qué momento decir y hacer las cosas con la finalidad de hacer el mayor bien posible, o en su caso el menor daño posible.

La virtud cardinal de la prudencia nos humaniza.

2.- Justicia:

En este caso utilizaré la definición de Ulpiano3:

La justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada quien lo que le corresponde.

Lo importante en este caso es saber qué es lo que corresponde a cada uno y tener la suficiente capacidad para juzgar cada caso de manera prudente.

Tener clara esta virtud es muy importante, sobre todo en un país dónde parece que brilla por su ausencia, ausencia que causa un mal social que va creciendo como bola de nieve y que acabar con él parece cada día más difícil.

Ser justos depende de nuestra capacidad para juzgar la realidad y juzgarnos a nosotros mismos (qué es lo más difícil). ¿Cómo voy a juzgar el acto de alguien más si no procedo con justicia ante mis propios actos?

Es fácil ver el error en los demás, pero cuando llega el momento de enfrentarnos con nuestros propios errores el auto ocultamiento del ego nos quita imparcialidad.

3.- Fortaleza:

Virtud cardinal que consiste en vencer el temor y huir de la temeridad4.

Vencer el temor y sobreponernos a todo aquello que nos sobrepasa nos permite volvernos mejores personas.La vida no es fácil, nunca lo ha sido ni lo será. Sin embargo, la diferencia entre enfrentarla con vigor y con alegría o con derrota y pesar es determinante. Somos dueños de nuestra propia vida, frente al destino no podemos hacer absolutamente nada; frente a lo que es inevitable no queda más que la aceptación. Sin embargo, si podemos decidir cómo lo enfrentamos. Con qué actitud esperamos el golpe del destino. Para eso se requiere fortaleza.

4.- Templanza:

Una de las cuatro virtudes cardinales, que consiste en moderar los apetitos y el uso excesivo de los sentidos, sujetándolos a la razón5.

Me parece que esta es la virtud qué más brilla por su ausencia en la sociedad actual, el “mundo” actual nos grita lo contrario: ¡consume, consume a los demás, sus vidas, sus tiempos, gasta, gasta!

Qué falta hace la templanza hoy en día, qué falta hace la moderación en el gasto público pero también en el gasto privado y personal.

Cómo vivir las virtudes cardinales

México y el mundo están atravesando por un momento difícil, los desastres naturales de los últimos meses han dejado a miles de personas sin casa y sin bienes materiales. Ojalá reflexionemos y tengamos la templanza para no despilfarrar el dinero en cosas superficiales, la fortaleza para actuar con justicia ante la realidad de miles de personas y la prudencia para que el sentimentalismo no le gane a la razón al momento de actuar.

Te invito a reflexionar sobre este tema. Si el artículo te gustó y te pareció útil, compártelo en tus redes sociales para ayudar a más personas a reflexionar.

http://dle.rae.es/?id=buFPjrR

http://dle.rae.es/?id=UVD3hKe

3 Jurista romano.

4 http://dle.rae.es/?id=IH5KG1g

5 http://dle.rae.es/?id=ZQm69KL

derechos_humanos_virtudes_fundamentales

Topics: Virtudes

Bernardo Sosa

Escrito por Bernardo Sosa

Bernardo Sosa Iñigo es Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana. Además, estudió el programa Introducción a Dirección de Empresa (IDE) y el curso Finanzas para no financieros en la Universidad Panamericana. Trabajó dos años como asistente académico del Dr. Héctor Zagal y actualmente se encuentra trabajando como asistente del Director de la Cátedra Carlos Llano UP-IPADE, y como director de contenidos de la página web.

Ebook Libertad y Educación Cátedra Carlos Llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Artículos Recientes