Academia

Consumismo en la sociedad

[fa icon="calendar"] 15-sep-2016 6:00:00 / por Diego Espinoza Bustamante


Consumo, blog Cátedra Carlos Llano UP-IPADELa encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II es emblemática, al menos, por los siguientes dos puntos: (1)
  1. Centesimus Annus fue promulgada con ocasión del primer centenario de la encíclica Rerum Novarum de León XIII; y,
  2. Su año de promulgación coincide con la caída del comunismo en Europa. Si Rerum Novarum se hallaba entre los frentes capitalistas y socialistas, defendiéndose de ambos ataques con los conceptos de “uso justo” y “justa propiedad”, Centesimus Annus sondeaba los frentes consumistas y comunistas.
En este contexto, Juan Pablo II recordaba que si bien es cierto que el consumismo “tiende a derrotar al marxismo en el terreno del materialismo, ya que la sociedad de libre mercado ha mostrado ser capaz de satisfacer las necesidades materiales de los hombres más plenamente de lo que aseguraba el comunismo”, también es cierto que el consumismo “coincide con el comunismo en reducir al hombre sólo a la esfera de lo económico y a la satisfacción de las necesidades materiales”. En pocas palabras, pues, tanto consumistas como comunistas son igualmente materialistas.

 

Rerum Novarum: uso justo y justa propiedad

Como es bien sabido, la primera encíclica volcada a tratar temáticas sobre doctrina social fue la encíclica Rerum Novarum de León XIII. Rerum Novarum se puede entender como una defensa de los justos reclamos de los trabajadores de finales del siglo XIX, siglo marcado por la industrialización y la urbanización masiva. En este estado de cosas surgieron dos actitudes diametralmente opuestas, las cuales intentaban solucionar la situación social de ese entonces: por un lado, el socialismo propugnaba la suspensión de la propiedad privada; y, por otro, el capitalismo desatendía la explotación de los obreros, alegando que era consecuencia de la ley de la oferta y la demanda. En ese contexto, León XIII no titubeó en catalogar ambas posturas como excesos del término medio virtuoso, e invocó a los conceptos de “uso justo” y “justa propiedad”, que más tarde se contendrían dentro del principio del “destino universal de los bienes”.

            Si bien es cierto que León XIII no menciona el tema del consumismo, sí defiende que la persona humana no puede hacer con los bienes que posee lo que le venga en gana, sino que debe usarlos de manera justa. La idea de fondo que, por cierto, puede que provenga de Santo Tomás, es que la riqueza y los ingresos superfluos deben ser utilizados en beneficio de otros, y no malgastarlos en uno mismo.    

 

Centesimus Annus: demanda legítima de una vida con calidad

Es creencia popular que el hombre del pasado se satisfacía con los bienes que lo habilitaban a cubrir sus necesidades básicas: el techo, el alimento o el vestido, por dar algunos ejemplos. En cambio, el hombre contemporáneo “no se satisface con tener sólo lo necesario, sino que demanda que los bienes y su existencia sean con calidad”. La demanda legítima de una vida con calidad es en sí misma legítima, pero corre el riesgo de nublar la capacidad de los seres humanos para determinar cuáles son las necesidades a satisfacer y cuál es el mejor modo de satisfacerlas. Esta carencia de criterio acarrea consigo que el comportamiento consumista se convierta en un estilo de vida. Según Juan Pablo II: “no es malo el deseo de vivir mejor, pero es equivocado el estilo de vida que se presume como mejor, cuando está orientado a tener y no a ser, y que quiere tener más no para ser más, sino para consumir la existencia en un goce que se propone como fin en sí mismo”. En efecto: “el deseo de vivir mejor, o de gozar y ser feliz, no es lo que la Encíclica rechaza”, sino el afán de la sociedad de consumo de imponer la creencia de que vivir mejor es el fin principal de los seres humanos.

vida_consumista_carlos_llano
[1] Véase: Arce, Enrique: Vida consumista, Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana/Universidad Panamericana, Campus Bonaterra, México y Aguascalientes 2008, 36-37 y 69-72; y, Juan Pablo II: encíclica Centesimus Annus, 1.V.1991, n. 36-37; León XIII: encíclica Rerum Novarum, 15.V.1891.

Topics: Consumismo

Diego Espinoza Bustamante

Escrito por Diego Espinoza Bustamante

Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana. Actualmente trabaja como adjunto de rectoría de la Universidad Panamericana y como Asistente de Investigador adscrito al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Sus intereses filosóficos tienen que ver con metafísica de la mente, metafilosofía, filosofía cristiana y teorías de la verdad. También le interesa la historia de la filosofía medieval, de la filosofía analítica y del pragmatismo americano, así como el cultivo de autores; por ejemplo, Santo Tomás de Aquino, Guillermo de Occam, John Dewey, Ludwig Wittgenstein y W. V. O. Quine.

desarrollo-carrera-profesional-carlos-llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Artículos Recientes