Management

Síntesis en la acción directiva

[fa icon="calendar"] 01-oct-2019 10:42:00 / por Nahum de La Vega Morell

 

Back view of businessman reading documents in hand

La teoría de empresa de Carlos Llano gira en torno a la idea de síntesis. Pero, por principio de cuenta, tenemos que poner sobre aviso que existen dos tendencias acerca de la función directiva. Una de ellas señala que la función del director se ha de centrar en la toma de decisiones. La otra, en cambio, que debe enfocarse en el mando de hombres.

Se piensa que con las modernas herramientas con las que cuenta la empresa, las decisiones directivas prácticamente se generan por esas herramientas, de modo que el director goza de un campo muy reducido para decidir: su función se limita a que se cumplan las decisiones surgidas de un complicado proceso matemático.

Carlos Llano piensa, en cambio, que el campo de indeterminación para las decisiones directivas es cada vez mayor: <<el hombre de empresa tiene todavía en sus manos la decisión sobre el futuro, que es siempre aleatorio e incierto; y cuantos más datos e informaciones posea, mayor envergadura adquieren las consecuencias de su decisión>>[1].

Tal vez, señala Llano, las técnicas administrativas faciliten el diagnóstico y el control; pero nunca anularán la decisión y el mando, porque son problemas de capacidad personal del director y no un asunto técnico. Ello, dice nuestro autor, significa que la dirección ha de continuar su proceso de humanización, en la misma medida en que otros aspectos de la empresa continúan su carrera de tecnificación[2].

Sin embargo, en opinión de Llano, ni la toma de decisiones ni el mando de hombres pueden definir la acción directiva, porque estos dos elementos no son privativos sólo del director, sino de toda persona que constituye la empresa: desde el primero hasta el último nivel[3]. Para nuestro autor, la función propia del director de empresa se define por la capacidad de síntesis de la decisión y el mando.

Para desarrollar este concepto de síntesis a Llano le basta señalar que síntesis no significa coordinación, armonía o interrelación.. Porque la síntesis que intenta describir Carlos Llano se asemeja a la aufheben hegeliana[4]. En la dialéctica hegeliana -y es el carácter que destaca Llano-, no desecha los momentos anteriores, por el contrario, los subsume para superar el proceso dialéctico. No obstante, la síntesis que propone Llano, como él mismo lo dice, se distingue de la hegeliana en dos cosas 1) la síntesis no es el producto de un proceso dialéctico natural y determinista, sino el fruto de la acción libre del hombre; 2) los elementos que se subsumen en la acción sintética no son antagónicos (tesis-antítesis), como en el caso de Hegel, sino elementos meramente heterogéneos que se tornan antagónicos en la medida en que no se realiza sobre ellos la acción sintética.

Pero en interés de Llano, no está en definir qué entiende por síntesis, sino describir algunos de los campos en los que la acción directiva ha de emplearla.

I. Síntesis en las dimensiones funcionales de la empresa

Aunque la tendencia actual de las organizaciones se caracteriza por su alto grado de especialización, el cual se puede ver en lo que ha dado por llamar áreas funcionales de la empresa: producción, planeación y control cuantitativos, finanzas, relaciones industriales, comercialización etc.

Sin embargo, dice Llano, el director no es un especialista que domine los diversos aspectos de la empresa, pues es incapaz de hacerlo precisamente por el grado de especialización que adquieren. Por ello, dice Llano, el director ha de ampliar la capacidad de ensamble de todas esas áreas para ponerlas en tensión hacia un objetivo (acción de síntesis) por medio del cual se encaminen hacia un mismo fin.

II. Síntesis en los aspectos, aparentemente divergentes, del objetivo genérico de la empresa

La función del director de empresa está condicionada por la función de la empresa misma. En otras palabras, para Llano, la empresa se define por lo que la empresa pretende y logra, es decir, por sus objetivos. En opinión de nuestro autor, aunque cada empresa persigue objetivos particulares, todas las organizaciones, por el hecho de ser empresa, tienden a un objetivo genérico común, por el cual somos capaces de hablar de la empresa en general. Incluso afirma Llano que los objetivos específicos son diversos modos de alcanzar el objetivo genérico.

Ahora bien, la cuestión es dilucidar ese objetivo genérico, pues muchos afirman que la empresa tiene como objetivo único generar utilidades, pero también existen posiciones ingenuas que afirman lo contrario. Para Llano, este objetivo genérico está configurado por diversos elementos, los cuales a pesar de que se pueden distinguir, no obstante, todos se dan de manera simultánea. Por razones metódicas, sólo enlistaremos los diversos aspectos del objetivo genérico de la empresa, pues los estudiaremos más adelante[5]:

  • Proporcionar un servicio a la comunidad social
  • Generar un valor económico añadido suficiente
  • Generar una compensación <<humana>> suficiente
  • Lograr una capacidad de auto-continuidad

 

III. Síntesis en los elementos estructurales de la empresa (la inversión, la dirección y la operación) aparentemente conflictivos.

Arriba señalamos que los elementos estructurales de la empresa son la inversión, la dirección y la operación[6]. Denominamos inversión al capital para no otorgarle una terminología de relevancia. No debemos olvidar, dice Llano, que la empresa se basó en la necesidad indispensable de la riqueza como instrumento de producción y de consumo, y por ello la riqueza tuvo un papel primordial en su origen y en su fin. Desde entonces, es generalizada la idea de que capital y trabajo, son irremediablemente contrapuestos y antagónicos. Pero, dice Llano, los profesionales de la empresa no pueden caer en la simplicidad de seguir aceptando estas premisas: <<La empresa no está formada por capital como elemento “idem” y por trabajo, sino por hombres con características diferentes, pero todos ellos con un común denominador: el esfuerzo, la cooperación, el servicio en una identidad de fines comunitarios que salvaguardan, complementan y protegen los fines individuales>>[7].

En su momento, también dijimos que el término clásico de organización fue sustituido por el de dirección, porque la organización es un producto de la función directiva. Finalmente, indicamos que Llano denominaría al trabajo como operación, porque la dirección también es un trabajo.

Al decir que la inversión, la dirección y la operación son elementos estructurales de la empresa, afirmamos que su interrelación es definitiva, a tal grado que, si desaparece uno, desaparecen los demás y, por tanto, tampoco puede vivir sin utilidades que atraigan inversiones; pero la misma afirmación puede hacerse para el caso de la dirección o de la operación. Si la empresa vive para la sociedad y para sí misma, vive-para (objetivo) todos sus elementos estructurales, y no sólo para uno de ellos>>[8].

No obstante, dice Llano, es preciso que la estructura formada por inversión, dirección y operación ha de encaminarse hacia un objetivo en común: <<la inversión no puede considerar al trabajo como a un tercero cuya remuneración sea un costo que, como todo costo, debe minimizarse; ni el trabajo puede considerar a la inversión como un crédito cuya tasa de interés, como todo interés, debe reducirse al mínimo>>[9]. Esto no significa, dice Llano, que se anulen los intereses de los propietarios de la inversión, los de los directores y los de los operadores; y mucho menos que deban conciliarse en términos de negociación. Significa que estos intereses deben subsumirse en los objetivos integrales de la empresa, de modo y manera que, al lograr la empresa los objetivos integrales, sus componentes satisfagan sus intereses particulares[10].

De esta manera todos los hombres tendrían un aliciente de aspirar a poner en la empresa simultáneamente lo que tienen y lo que son, en otras palabras, a participar en la empresa. Primero, en lo que ésta es de acumulación de riqueza instrumental para su multiplicación. Segundo, en lo que la empresa es de núcleo de servicio y fuente de desarrollo integral de la persona humana. Por ello, el logro de esta concurrencia, en opinión de Llano, es una función básica del director y, tal vez, su máximo reto para que la empresa permanezca.

IV. Síntesis en el trabajo directivo y operativo

Llamo trabajo directivo al que no está sujeto a reglas fijas conocidas y de resultados inciertos; en tanto que el trabajo operativo está sujeto a reglas fijas conocidas y de resultados también conocidos.

En la interpretación que se hace del trabajo en la empresa, dice Llano, se quiere dividir de modo tajante el trabajo de directivo y operativo. Esto, dice Llano, no es real, porque no hay nadie en la empresa que detente un puro trabajo directivo ni un trabajo meramente operativo. Lo que sí es real, dice Llano, es pensar que hay hombres que trabajan en distintos niveles de la directividad[11].

La acción de síntesis del director, en este terreno, será la de hacer el trabajo de todo hombre en la empresa tan directivo como se pueda, dentro de las limitaciones de capacidad y coordinación. Las capacidades humanas, propiamente tales, no se desarrollan por medio de un trabajo meramente operativo -por lo que este comporta de reiteración[12]-, sino en la medida en que el trabajo se torna directivo. De este modo cada hombre en la empresa, sin importar que tan operativo sea su trabajo, ha de tener el máximo grado de directividad al que apunten sus capacidades y que permita su cooperación con el conjunto.

Llano no habla de que todos participen en el proceso de dirección, sino de que se amplíe el margen de decisión para el trabajo personal, el margen de codecisión en el nivel en dónde se realiza ese trabajo y, tal vez, hasta en el nivel a donde lleguen las capacidades personales[13]. Sin embargo, insiste Llano, para llevar esto a la práctica han de revitalizarse los principios esenciales de las organizaciones desde un enfoque eminentemente humanístico que parta de la sociabilidad humana como necesidad de complemento mutuo: <<La empresa no debe separa y aislar a los hombres (los que piensan y mandan; los que ejecutan y obedecen), sino, por el contrario, ser la cristalización misma de la sociabilidad del ser humano como principio de ayuda y complemento de la pluralidad>>[14].

V. Síntesis en la autoridad formal y autoridad de hecho

Llano afirma que ninguna sociedad (incluida la empresa) puede subsistir sin autoridad formal, sin embargo, existe una tendencia que la debilita. Llano piensa, a partir de esta tendencia y los resultados prácticos de la empresa que el mando no puede discurrir sólo por esta vía. Por ello, considera imprescindible que otras formas de mando adquieran relevancia, pues -en opinión de Llano- apuntalan de mejor modo la autoridad formal: el convencimiento, la motivación, la participación en la dirección (diagnóstico, decisión y mando), resultan no sólo útiles sino necesarios para dirigir[15].

La síntesis en estos estilos de mando no consiste en debilitar unos para fortalecer otros. Tampoco existen sistemas que resuelvan los problemas humanos de la empresa, como el hecho de que los individuos se respeten. Son ellos quienes deben llevar dentro de sí esta actitud de convivencia. Sin disminuir la importancia de los sistemas de autoridad, los directores de empresa deben ocuparse más por los problemas de actitud en los que nuestra investigación se abre hacia horizontes todavía inexplorados.

Texto extraído del libro Carlos Llano, en resumen, escrito por el Dr. Nahúm de la Vega Morell y publicado por ediciones Ruz.

ebook humanismo en la empresa carlos llano


[1] Llano, Carlos [ 1989 (1998) ]. Análisis de la acción directiva p.43

[2] Cfr. Llano , Carlos (1968). <<Estilo de mando en la empresa>>. En: Istmo No. 56. México.

[3] <<Si queremos que el trabajo humano en la empresa sea todo él factor de progreso, habrá de incidir cada vez con mayor fuerza el aspecto de decisión y de mando en todos los niveles (incluyendo el último, porque también en él debe haber un margen de decisión y una capacidad de mando: el mando de sí mismo, que hoy llamamos autocontrol, es el más difícil de los mandos)>>. Llano, Carlos [ (1989) 1998 ]. Análisis de la acción directiva p.44. Por el momento entendemos por director, lo que usualmente significa el término: quien detenta la dirección en los niveles superiores de la empresa. Sin embargo, como veremos más adelante, la función directiva – en su significado más amplio – no es exclusiva de los altos niveles de la empresa.

[4] Llano, Carlos [1989 (1998) ]. Análisis de la acción directiva p.44

[5] Acerca de los aspectos A,B y D. Cfr. Valero, Antonio (1969): <<Estructura de la empresa>>. En: Istmo No. 61. México. pp. 37-46

[6] Cfr. Valerio, Antonio (1969): <<Estructura de la …pp. 37 y 44

[7] Llano, Carlos [(1989) 1998]. Análisis de la acción directiva p. 52

[8] Llano, Carlos [(1989) 1998]. Análisis de la acción directiva p. 52

[9] Llano, Carlos [(1989) 1998]. Análisis de la acción directiva p. 53

[10] Cfr. Llano, Carlos [(1989) 1998]. Análisis de la acción directiva p. 53

[11] Llano señala que estos conceptos fueron tomados de las lecciones del profesor José Ocáriz, del Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), las cuáles aún no habían sido publicadas.

[12] Cfr. Sánchez Vázquez, Adolfo. <<Praxis creadora y praxis reiterativa>>. En: Filosofía de la…

[13] Cfr. Llano, Carlos [(1989) 1998]. Análisis de la acción directiva p. 56

[14] Llano, Carlos [(1989) 1998]. Análisis de la acción directiva p. 56

[15] Cfr. Llano, Carlos (1968). <<Estilo de mando en la empresa>>. En: Istmo No. 56. México.

Topics: Gobierno, Ética en la empresa, Buen trabajo, Éxito, Director General

Nahum de La Vega Morell

Escrito por Nahum de La Vega Morell

Nahum De la Vega Morell es doctor en Gobierno y Cultura de las Organizaciones, Universidad de Navarra, España. Maestría en Ciencias de la Familia, Universidad de Navarra, España. Maestría en Dirección de Empresas, Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE). Licenciatura en Ingeniería Industrial, Universidad Anáhuac. Profesor del área de Factor Humano en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE).

ebook ayuda servicio justicia responsabilidad social y empresarial

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Lists by Topic

see all

Artículos por tema

ver todos

Artículos Recientes