Management

Cómo se gestiona la incertidumbre

[fa icon="calendar"] 25-jun-2018 11:05:00 / por Rodrigo de León González

 

Cátedra Carlos Llano UP-IPADE

Actualmente vivimos en un mundo en el que lo único cierto es la incertidumbre. Hoy es más importante nuestra capacidad de adaptación que de planeación, de ejecución que de alternativas, a veces previstas y, en ocasiones, inconcebibles.

La incertidumbre no es una variable que se controle, se gestiona. La volatilidad de los mercados, por ejemplo, responde a situaciones de la realidad nacional de un país, pero también a los sucesos internacionales; al capricho de un líder o el prejuicio de otro. En un mundo interconectado con una transferencia de información casi inmediata, todos los países y las organizaciones estamos expuestos a infinidad de impactos que pueden modificar nuestras decisiones, no de un día a otro, sino en diversos momentos del día.

A continuación, expreso algunos elementos que la gestión de la incertidumbre debe considerar:

A) Diferenciar entre factores coyunturales y estructurales

  • Generalmente la incertidumbre está vinculada a factores coyunturales que se pueden resolver en el corto plazo, aunque generalmente conllevan alto impacto en el largo plazo. Por ejemplo, la negociación de un tratado, la aprobación de una ley, la elección de un gobernante, etc.
  • Pero también existen factores estructurales que pueden generar incertidumbre, por ejemplo: el nivel constante de inseguridad o impunidad de un país, que en ocasiones generan alto grado de perplejidad, como sucede con la inseguridad que aumenta o desciende en cierta región y condiciona inversiones.

B) Entender que el entorno va más allá de nuestra realidad

  • En ocasiones la complejidad de la comprensión del entorno deviene de la lectura del mismo en relación a nuestra realidad cercana, en vez de a la comprensión de las tendencias globales o regionales que difieren de nuestra muestra cotidiana. El entorno no es tan incierto cuando analizamos las tendencias globales, por ejemplo, el ascenso del populismo, del nacionalismo, el rechazo al establishment o las tendencias liberales de generaciones millennials cada vez más representativas en algunos países. Tal vez dichas realidades no conviven en nuestros círculos sociales, pero son tendencias irreversibles que hay que comprender.

C) Finalmente, asumir que muchas decisiones devienen de la emoción y no del razonamiento

  • Una de las mayores complejidades de la incertidumbre es esta, pues aquellos factores coyunturales y estructurales se ven impactados por las emociones de la gente. El voto a un candidato puede cambiar múltiples veces con base en el enojo social que se acentúa cuando una persona cercana es víctima de algún delito o injusticia social o que disminuye si la selección nacional del futbol gana un partido del mundial; la firma de un tratado puede verse afectada por el estado de ánimo de un presidente o las circunstancias sociales que se viven en su país, también resultado de factores emotivos (aunque generalmente con sustento estructural).

La gestión de la incertidumbre requiere la comprensión de estos elementos, pero también el desarrollo del juicio prudencial en los tomadores de decisiones, pues dado que la incertidumbre exige múltiples decisiones con alto grado de variación o corrección, éstas no pueden estar enmarcadas en procesos o políticas únicamente, sino en la capacidad de las personas en la toma de decisiones.

No esperamos que las personas nunca tomen decisiones incorrectas, esperamos que las decisiones sean tomadas por las personas correctas, aunque en ocasiones se equivoquen. Dado que no podemos controlar las consecuencias de nuestros actos, sino sólo asumirlas y acotarlas, el éxito de las organizaciones descansa en la capacidad de sus líderes para elegir el rumbo correcto para las empresas, especialmente en los tiempo inciertos en que la acertada visión de unos hace la diferencia respecto a las deficiencias de otros.

Ebook valor central de la persona Cátedra Carlos Llano

Topics: incertidumbre, gestión, cambio

Rodrigo de León González

Escrito por Rodrigo de León González

Profesor y director del área de Entorno Político y Social en el IPADE. Licenciado en Filosofía por la Universidad Panamericana, maestro en Mercadotecnia y Publicidad por la universidad Anáhuac, Programa de Dirección (D1), IPADE y Doctor en Business, GSU J. Mack Robinso College of Business, USA.

desarrollo-carrera-profesional-carlos-llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Artículos Recientes