Management

Héroes, Antihéroes y Villanos

[fa icon="calendar"] 13-sep-2017 5:00:00 / por Nahum de La Vega Morell

 hereoes-antiheroes-villanos-catedra.jpgUn héroe difícilmente podría serlo sin el concurso de adversarios o contrincantes que lo lleven a poner de relieve las virtudes o características aceptadas y deseables en su sociedad.

Hay gente que hace el bien. Hay gente que hace el mal. Aristóteles

¿A quiénes podemos calificar como villanos o antihéroes? Para ejemplificar la complejidad de estos roles, recurrimos a dos narraciones antagónicas de las características de un personaje de la historia contemporánea: Pablo Escobar: líder iniciador de la mafia colombiana.

La primera narración señala sus muchas cualidades. No pretende justificar sus acciones, sino señalar lo terriblemente complejo que puede ser el papel de personas que, con su vida, logran una enorme influencia y liderazgo; pero cuyas consecuencias son devastadoras por sus fines y por los medios que utilizan.

Entre las muchas características positivas de Pablo Escobar están: (1) destacada capacidad para negociar, (2) liderazgo carismático y (3) el ascenso a las más altas cúpulas del poder político y económico a pesar de su origen lleno de carencias. Si observamos sólo una parte de su perfil, veremos a una persona inteligente, audaz, generosa, buen padre y buen hijo, magnánimo…

Sin embargo, desde otro ángulo, veremos que sus acciones ocultan una necesidad superlativa de control y manipulación. Para lograr sus fines, compró voluntades de los más necesitados por una cuantas monedas sin darles alternativa de mejora, lo mismo que en los más altos niveles políticos y sociales a través de la intimidación y de la ley <<plata o plomo>>.

A pesar de sus notables características personales, la gente se oponía a sus valores, su <<justicia>> particular y sus fines; era una persona temida. Alcanzó su posición a costa de muchas vidas. En suma, el mal va creando un imperio del mal que no ve por el bien de nadie y ese imperio del mal, a la postre, hace implosión.

Sólo es cuestión de que decidas ser malo

La diferencia entre un héroe, un antihéroe y un villano radica en la elección. De acuerdo con Rousseau, nadie nace malo, nacemos buenos y nuestra conciencia se forma o deforma conforme a nuestras elecciones diarias. El sentimiento de culpa se va desvaneciendo y el mal va escalando, lo que muestra que el mal es una decisión humana.

Finalmente, cada hombre o mujer particular es quien decide robar o ser infiel, mentir o traicionar, mantener las elecciones dentro de un marco de valores o ajustarlas a su conveniencia en pos de un beneficio efímero y egoísta.

La tabla 1 presenta algunas características diferenciales de los tres roles: héroe, antihéroe y villano. El antihéroe comparte diversos rasgos tanto con el héroe como con el villano; puede verse desde ambos ángulos y podemos resumir su actitud en la frase: <<el fin no justifica los medios>>.

heroes-antiheroes-villanos.jpg

*Publicado originalmente en la revista ISTMO el 20 de noviembre del 2013

Ebook Decadencia y auge de la dirección general

Nahum de La Vega Morell

Escrito por Nahum de La Vega Morell

Nahum De la Vega Morell es doctor en Gobierno y Cultura de las Organizaciones, Universidad de Navarra, España. Maestría en Ciencias de la Familia, Universidad de Navarra, España. Maestría en Dirección de Empresas, Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE). Licenciatura en Ingeniería Industrial, Universidad Anáhuac. Profesor del área de Factor Humano en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE).

Ebook Libertad y Educación Cátedra Carlos Llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog