Management

Mercado y democracia

[fa icon="calendar"] 09-mar-2018 0:00:00 / por Luís Felipe Martí Borbolla

 

Cátedra Carlos Llano UP-IPADE

En el año de 1900, solamente diez países eran democráticos, para mediados del siglo XX, el número había incrementado a 30 países, y para el año 2005 119 países de los 190 del mundo se habían transformado en democracias.

Durante buena parte del siglo XIX, el término Democracia, comúnmente referido a la soberanía popular, y al gobierno directo de la gente tuvo en términos generales mala prensa, ya que se le consideraba un sistema de gobierno que eventualmente terminaría por suprimir las libertades civiles y políticas de las personas.

Se pensaba que el gobierno del pueblo conduciría a la corrupción, el desorden, los tumultos, la violencia y en última instancia a la tiranía.

Es en este momento cuando cada vez más el concepto de libre mercado va ganando buena reputación, y cuando cada vez más se entiende el papel crucial que juega este libre mercado, en la consolidación de democracias funcionales y sólidas.

Es en este momento cuando cada vez más el concepto de libre mercado va ganando buena reputación, y cuando cada vez más se entiende el papel crucial que juega este libre mercado, en la consolidación de democracias funcionales y sólidas.

El libre mercado a lo largo de la Historia, ha demostrado que sirve de semilla germinal para el cultivo de la Democracia, entre otras razones porque el libre mercado crea propiedad privada, y cuando la gente se acostumbra a vivir con la propiedad privada, descubre cada vez más sus beneficios, por lo cual no es raro, que progresivamente estas personas, se decanten por un sistema político y jurídico que mejor proteja la propiedad privada, y hasta ahora la forma de gobierno que menos mal lo ha hecho es la Democracia.

Otra razón es la que explica como el libre mercado inyecta capitales a una sociedad, y produce riqueza económica. En la medida que esta riqueza económica aumenta y llega a más personas, estas personas tienen más posibilidades de acceder a mejores niveles de educación y en la medida que la gente está más educada y cultivada, es más consciente del valor de luchar por las libertades y derechos que tienen aparejados con un sistema democrático.

Un tercer argumento que por el momento puedo dar para sostener porque el libre mercado es un catalizador esencial de la Democracia, y uno de los más importantes, es porque el libre mercado genera cuerpos intermedios, como lo son las cámaras de comercio, los clubes de banqueros, los clubes industriales, las agrupaciones de empresarios, las asociaciones profesionales, los colegios de profesionistas, etc.

Y todos estos cuerpos intermedios funcionan como lazo y cemento para la sociedad civil, todos estos cuerpos intermedios vertebran y organizan a los individuos en la sociedad civil, y de esta manera los individuos de un país o un Estado, son menos manipulables por la influencia o fuerza del gobierno o administración pública, precisamente por no encontrarse solos y aislados, sino bien organizados y protegidos por estos cuerpos intermedios ante posibles intromisiones a sus libertades y derechos, tan propios de un sistema democrático.

También hay que ponderar que el libre mercado a través del sin número de negocios que va creando, vive bajo la máxima de que “lo mejor es enemigo de lo bueno”, y esto es así en el mundo de los negocios, porque sí nos ponemos en el mejor escenario de un comprador, este será comprar lo máximo en cantidad y calidad, al mínimo precio posible, y en el caso del vendedor, el mejor de los escenarios posible, y en el caso del vendedor, el mejor de los escenarios será justo el contrario, vender lo mínimo en cantidad y calidad, -muchas veces por temas de inventario-, al máximo precio posible.

Este esquema de “ganar-perder”, es poco viable y menos aún sostenible en el futuro. Dicho lo anterior, se entenderá mejor el principio de “lo mejor es enemigo de lo bueno”, en el ámbito de los negocios, donde hay que optar por el esquema de “ganar-ganar”, donde se escoge no el mejor de los escenarios para una de las partes, sino el óptimo, es decir a través de una negociación, el comprador y el vendedor alcanzan un equilibrio, un acuerdo, que beneficie a ambas partes, y este equilibrio o acuerdo gesta dos ingredientes muy importantes para la vida democrática de una comunidad, compromiso y confianza. O puesto de manera distinta, cuando un grupo de personas se organizan para hacer negocios justos entre ellas, van dejando detrás de sus negociaciones o acuerdos, una estela de compromisos y confianza que son indispensables para una firme y saludable vida democrática.

Finalmente quiero apuntar que el principio de “lo mejor es enemigo de lo bueno”, tiene grandes resonancias en la atmósfera de los políticos, con el también importante aforismo que dice: “La Política es el arte de los posible”.

No perdamos de vista que históricamente el libre mercado ha servido como una especie de caballo de Troya a favor de la Democracia, y que distintos gobiernos autoritarios o dictatoriales, utilizando el libre mercado para arrogarse beneficios económicos, han permitido o están permitiendo la entrada de este conocido caballo de Troya, que ha desmantelado o terminará por desmantelar a largo o corto plazo los sistemas opresivos de las libertades o derechos políticos y civiles.[1]

Este es un extracto del libro Estado, Política y Empresa, editorial Porrúa, México D.F. 2013, pp.147-149, escrito por Luís Felipe Martí Borbolla.


[1] “Democracy without America”, Foreign Affairs, Septiembre-Octubre 2007, p.126.

derechos_humanos_virtudes_fundamentales

Topics: Política, Justicia, Libre Mercado, Liberalismo

Luís Felipe Martí Borbolla

Escrito por Luís Felipe Martí Borbolla

Luís Felipe Martí es doctor en Derecho Constitucional por la Universidad Complutense de Madrid con la nota más alta: superior “cum laude” por unanimidad. Profesor del claustro del IPADE, –Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa- en el área de Entorno Político y Social, y en el área de Filosofía y Empresa. Desde el 10 de julio del 2005 fue acreditado como miembro del Sistema nacional de investigadores. Profesor visitante de las siguientes instituciones: de la Facultad de Derecho de Northwestern University, (Chicago, Estados Unidos), de la Facultad de Derecho de Santiago de Compostela, (España), de la Cátedra Jean Monnet, de la Unión Europea, etc.

desarrollo-carrera-profesional-carlos-llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Artículos Recientes