Management

Qué es dirigir una empresa

[fa icon="calendar"] 21-jun-2017 6:00:00 / por Bernardo Luís Fernández y Ardavín

dirigir_empresa.jpgDirigir consiste en conducir una empresa de una situación dada a otra mejor en términos relativos. En la actividad cotidiana de un empresario se entremezclan muchas acciones, su labor es compleja y requiere alta competencia profesional, combinando cantidad con calidad. El buen hacer en la vida práctica no se mide sólo por los resultados económicos, no se puede equiparar con los beneficios económicos, dirigir es mucho más que “conseguir dinero”.

Gobierno liderazgo y dirección

“Dirigir significa incidir en todas las áreas del gobierno: las cuatro áreas de gobierno se realizan con personas. Este es un aspecto de primordial importancia. El directivo tiene la responsabilidad no sólo sobre productos, sino sobre todo es responsable del buen funcionamiento del producto porque esto repercute tanto en los empleados como en el cliente. Por eso la acción del empresario no debe de ser simplemente técnica, sino primordialmente humana. Así como el escultor tiene que conocer el material con el que va a modelar su obra, del mismo modo el directivo necesita conocer a las personas a quienes dirige para que el conjunto de la empresa funcione. Su papel no es hacerlo todo, sino mandar, dirigir, gobernar, pero debe considerar que está dirigiendo a personas, seres humanos con inteligencia, voluntad, libertad, pasiones, etcétera, y sobre todo que él mismo es una persona con capacidades pero también con limitaciones y errores”.La empresa es una comunidad de personas, pero se le suele ver como un lugar de realización de valores económicos, origen de un beneficio personal salarial o societario que permite desarrollar actividades individuales. Aunque esto es cierto, no se ha puesto la suficiente atención en el hecho de que la empresa es un lugar donde los grupos de seres humanos conviven buena parte de su existencia. Así, el empresario no puede preocuparse solamente por la calidad del producto sino por el bienestar de sus trabajadores, que en último término se reflejará en la mejora del mismo. Educar o dar empleo forman parte de su actuación diaria, aun cuando no sean finalidades propias ni objetivos institucionales de la empresa.

Responsabilidad empresarial y social

La empresa es también convivencia, lugar donde se puede actuar y ver las realizaciones de los demás, donde hay que aportar ideas prácticas para proporcionar un producto o servicio eficaz. En la empresa se da y se recibe responsabilidad, y de adquieren responsabilidades colectivamente hacia el exterior y el interior, por ello, en el marco de estas actividades, el individuo puede desarrollarse profesional y humanamente.

Esta convivencia no se basa en ningún concepto altruista, es necesario para lograr las finalidades propias de la empresa. Además, es dinámica como la propia empresa, el entorno y los individuos que la forman. La contribución personal debe realizarse en un marco de libertad y dignidad, distribuyendo actividades directivas y operativas. Es preciso conseguir que cada individuo sea responsable del nivel de aplicación de sus propias capacidades a su trabajo, y pueda alcanzar sus propias metas, en el marco de las finalidades de la empresa: desarrollar una carrera profesional, ganar dinero, etcétera. Para ello, la empresa tiene que crear circunstancias que permitan a los individuos alcanzar, en la medida de lo posible, sus metas personales.

Carlos Llano

De acuerdo con Carlos Llano, la negociación, el esfuerzo para hacer compatibles las finalidades de la empresa y los objetivos personales de los individuos, es el camino que ofrece una estructuración lógica y estable para la vida de las empresas, y del que nace una responsabilidad mutua entre los individuos, que los lleva a evitar cualquier tendencia inadecuada para la buena convivencia profesional. La empresa, ofreciendo solamente la oportunidades profesionales surgidas de la necesidad de hacer bien el negocio, contribuye con la aportación de una gran variedad de oportunidades que, aprovechadas, benefician a los individuos y a la sociedad. Además el sentido común nos suele llevar a concluir que, si algo va mal en una organización, en principio el fallo estará en que esa tarea especial –la dirección- no cumple bien sus funciones. 

Ebook Decadencia y auge de la dirección general

Topics: Dilemas empresariales

Bernardo Luís Fernández y Ardavín

Escrito por Bernardo Luís Fernández y Ardavín

El Dr. Fernández y Ardavín se graduó como Ingeniero Químico en el Tecnológico de Monterrey. Al terminar esa etapa obtuvo una beca de investigación del Gobierno de España y se traslado a Madrid. En la universidad de Madrid obtuvo el doctorado en Física. En Europa surgió la oportunidad de doctorarse en Derecho Canónico en una de las Universidades de Roma. Además llevó a cabo por estudios filosóficos y teológicos necesarios para recibir la ordenación sacerdotal.

desarrollo-carrera-profesional-carlos-llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Artículos Recientes