Filosofía

La salvación como modelo de trascendencia

[fa icon="calendar"] 5/09/17 6:00 / por Rubén Urtuzuástegui Jiménez

La-salvacion-como-modelo-de-trascendencia.jpgLas aportaciones de la tradición judeo-cristiana a los modelos de trascendencia concordaron plenamente con el pensamiento filosófico y se generó un poderoso modelo de transformación de la sociedad. La cuarta columna de la tabla 3 señala varios hitos que rompen el modo de ver el mundo.

Una de las aportaciones más importantes es la existencia de un solo Dios verdadero, espiritual, personal y que no acepta ningún tipo de sincretismo. Aunque la encomienda a Abraham empezó miles de años antes, estos conceptos penetraron el pensamiento filosófico griego después de que Alejandro Magno helenizó el imperio persa. En ese momento sus razonamientos podrían considerarse precristianos.

La idea de un solo Dios es tan creativa y radicalmente revolucionaria que su aparición motivó la guerra. Los judíos defendieron sus creencias con su vida y los persas los amenazaron con la destrucción total por negarse a adorar a sus dioses.evolucion-trascendencia-humana.jpg

Un solo Dios representa un solo código de conducta, una norma moral única, no permite manipulaciones entre intereses, tanto humanos como de los diferentes dioses.

Al extenderse este concepto entre la gente, que lo encontraba muy atractivo, llevó a la ruina innumerables centros de adoración, como el templo de Artemisa en tiempos de San Pablo, que era además un importante centro de intercambio comercial y cultural; verdadero motor económico de su tiempo que dejó de existir y propició una feroz persecución de cristianos. El hecho inició desde que se conoció el concepto de Dios único de los judíos y se extendió con la llegada del cristianismo y su desarrollo, hasta que, trescientos años después, se convirtió en la religión oficial de Roma.

El modelo judeo-cristiano aportó otros planteamientos de vida que revolucionaron su tiempo. La idea de la salvación del alma de naturaleza inmortal, era una de las respuestas más buscadas por el pensamiento filosófico griego y concuerda a la perfección con sus especulaciones. <<Todos estamos hechos a imagen y semejanza de Dios>> y <<el amor es el valor más importante de la humanidad>> son ideas que rompen con todo lo establecido en su época.

Antes, la naturaleza divina estaba reservada para unos cuantos o que la poseían o podían alcanzarla. Con la nueva propuesta, todos podían alcanzar la salvación a través de sus acciones – a través de un sistema de méritos y de perfeccionamiento interior- desde el esclavo hasta la realeza. Los conceptos cristianos, atractivos y profundos, transforman las sociedades de su tiempo y desencadenan cambios personales, sociales y productivos.

Viene también la ruptura de la sociedad polígama y la dignidad de la mujer se eleva cuando Cristo establece a la familia mononuclear: un solo hombre con una sola mujer. El modelo cristiano de familia, atractivo e innovador, se multiplica y se convierte en célula fundamental de la cultura occidental. Surge también la familia empresaria, uno de los modelos más productivos de la historia.

El modelo de trascendencia cristiano fructifica y el ejemplo de Jesucristo da lugar a numerosos modelos de heroísmo: mártires, santos, el siervo que al ofrecer a Dios su sencillo trabajo puede alcanzar la salvación, lo mismo que las familias cristianas, al vivir la fidelidad, el respeto y el amor. Los monjes que toman la caridad como misión y la desarrollan: ayuda al enfermo, al viajero, al enemigo, al desvalido (huérfanos, viudas…). Surgen las universidades, con una educación orientada a la verdad y al desarrollo de la ciencia. Modelos de trascendencia humana tan profundos que dieron origen a la cultura occidental y generaron valor para sus sociedades.

*Publicado originalmente en la revista ISTMO el 20 de noviembre del 2013

New Call-to-action

Rubén Urtuzuástegui Jiménez

Escrito por Rubén Urtuzuástegui Jiménez

Rubén Urtuzuástegui Jiménez es Doctor en Gobierno y Cultura de las Organizaciones, Universidad de Navarra, Summa Cum Laude. Maestría en Gobierno y Cultura de las Organizaciones, Universidad de Navarra. Máster en Dirección de Empresas para Ejecutivos con Experiencia (MEDEX). Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE). Licenciatura en Ingeniería Industrial, Universidad Panamericana (UP). Carrera Técnica en Mécánica Automotriz y Diésel. Profesor del área de Factor Humano en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE). Competidor de primera fuerza nacional de Judo.

Ebook Libertad y Educación Cátedra Carlos Llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Artículos Recientes