Filosofía

Carlos Llano y la abstracción física

[fa icon="calendar"] 16/06/16 5:00 / por Diego Espinoza Bustamante

 Santo-Tomas-Aquino-Carlos-Llano

En “El concepto en la Física y Metafísica: análisis antropológico, epistemológico y ontológico”, Carlos Llano expone los dos modos de abstracción diferenciados por Santo Tomás de Aquino, a saber: la abstracción física (abstractio per modum totius) y la abstracción formal (abstractio per modum formae).

Dicho prontamente, la abstracción física retiene al sujeto de aquello conocido, mientras que la abstracción formal lo rechaza. Ambos modos de abstracción constituyen modos irreductibles de conocimiento, los cuales tienen implicaciones antropológicas, epistemológicas y ontológicas. Para los fines de este trabajo, dejaré de lado las implicaciones de los modos de abstracción expuestas por Llano, así como la abstracción formal, y me centraré en exponer someramente la abstracción física.

Abstracción física

Como su nombre lo indica, la abstracción física es la abstracción propia de la ciencia física que, en clave contemporánea, podría entenderse como ciencia natural. Mediante la abstracción física se considera todo lo que es esencial al individuo, aunque de manera indeterminada. Según Llano, la indeterminación propia de la abstracción física es “un dejar en suspensoad interim– el pensamiento de alguna realidad que no se considera ahora, pero que se considerará después”.

Este “dejar en suspenso” quiere decir que la abstracción física, si bien deja confusas una serie de atributos que poseen los individuos, se desarrolla con miras a regresar a considerar a los individuos. La clave para entender este enredo es recordar, señala Llano, “que la abstracción propia de la física, la abstracción del todo, no se hace ‘abstrayendo la forma de la materia de un modo absoluto, sino abstrayendo lo universal de lo particular’, en el que ‘por el contrario, se incluye la materia común’”.Así pues, cuando se abstrae el universal “burro” de los burros particulares, los burros particulares y sus respectivos atributos quedan relegados a un segundo plano. Con todo, esto no implica que el producto de la abstracción física haga caso omiso de los atributos generales del burro o, en jerga medieval, de la materia común de la especie “burro”; por ejemplo, que el burro tenga huesos y carne.

Hasta donde alcanzo a ver, la abstracción física incluye la materia común, porque el sujeto estudiado por la ciencia natural es material y la finalidad de la ciencia natural, al menos para cierto tipo de filosofía, es conocer el mundo constituido por individuos materiales. En este orden de ideas, si la abstracción física conserva cierta designación a la materia, entonces no relega del todo a los singulares, aún cuando no los aluda. La abstracción física, en efecto, es un estado de suspenso porque se pone, digámoslo así, “entre paréntesis” a los individuos, porque su intención es, por un lado, formular conceptos universales (“burro”, por ejemplo).

Con todo, ese estado de suspenso al que se ve ligada la abstracción física se aleja por la intención de predicación que tiene. En otras palabras: los conceptos obtenidos mediante la abstracción física, dice Llano siguiendo a Santo Tomás, son capaces de predicarse de una serie de individuos idénticos en especie y distintos en número; por ejemplo, el concepto universal “burro” se predica del burro1, del burro2 y del burro3.

Con las piezas de universalidad y predicabilidad, entonces, Llano apunta a lo siguiente: el producto de la abstracción física intenta retornar a los singulares; maniobra que se logra al producir juicios. La razón estriba, señala Llano, a que “el ámbito propio del concepto obtenido ‘per modum totius’ no es el de la simple aprehensión, que será siempre para él un estado ‘ad interim’, sino del juicio”. Así pues, cuando se formula el juico “Pedro es hombre”, la mente humana regresa a la realidad, a los singulares.

Topics: Metafísica, Física y metafísica, Enseñanza de la filosofía

Diego Espinoza Bustamante

Escrito por Diego Espinoza Bustamante

Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana. Actualmente trabaja como adjunto de rectoría de la Universidad Panamericana y como Asistente de Investigador adscrito al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Sus intereses filosóficos tienen que ver con metafísica de la mente, metafilosofía, filosofía cristiana y teorías de la verdad. También le interesa la historia de la filosofía medieval, de la filosofía analítica y del pragmatismo americano, así como el cultivo de autores; por ejemplo, Santo Tomás de Aquino, Guillermo de Occam, John Dewey, Ludwig Wittgenstein y W. V. O. Quine.

desarrollo-carrera-profesional-carlos-llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Lists by Topic

see all

Artículos por tema

ver todos

Artículos Recientes