Filosofía

Para qué sirve la autocrítica

[fa icon="calendar"] 18/04/17 16:52 / por Héctor Chávez

autocrítica-carlos-llano.jpg¿Qué es lo hace que una persona, una institución o incluso un país, sea grande? Muchos dirían que la preparación, la educación, las metas a cumplir, los valores y las virtudes, pero olvidan u olvidamos incluir el proceso de la autocrítica. Sí, la autocrítica nos hace voltear hacia nosotros mismos, a modo de espejo, vernos desde la cabeza hasta los pies; reflexionar sobre lo que hemos hecho o dejado de hacer, lo que hemos dicho o lo que hemos callado.

Muchas veces, en nuestro afán de cumplir con otros, nos olvidamos de cumplir con nosotros mismos, con lo que creemos y lo que esperamos, pues tenemos la sensación de que más importa lo que tendremos o la reputación de nosotros ante los demás. Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, hablaba del super-yo, de la influencia que ejercen otros sobre nuestro yo, sobre lo que somos: familia, religión, instituciones académicas, etc. Evidentemente estamos hablando desde un individuo con miras a lo general.

 

Libertad y responsabilidad 

Cuando nos vemos sometidos ante tanta presión por parte de otros, solemos actuar de maneras distintas, desde unas que van hacia hacer todo lo posible por complacer a los demás, hasta algunas que rayan en la desesperación de hacer promesas sin tener los medios para cumplirlas. Es cuando debemos preguntarnos qué es lo que estamos haciendo mal.

 

Y eso implica, más bien, obliga a un ejercicio de sinceridad con nosotros mismos y darnos cuenta que estamos cayendo víctimas de algo que no podemos controlar realmente. La autocrítica es un proceso de reflexión que requiere, ante todo, voluntad de cambiar lo que se tenga que cambiar; es el desapego del egoísmo y del narcisismo que muchas veces nos consume y nos ciega, haciéndonos creer que todo lo que hacemos está bien, que son los otros los que no nos entienden y que por tanto están mal; nos auto engañamos diciéndonos algo que nos conforte cuando en realidad estamos evadiendo nuestra responsabilidad.

 

Recuerdo que, en una entrevista al filósofo francés, Jean-Paul Sartre, éste decía que el momento en que realmente se sintió libre fue durante la ocupación alemana en Francia durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Libertad? ¿Qué tiene que ver con esto de la autocrítica? Bastante. Pero sigamos con esta entrevista. Cuando Sartre explicó el porqué de esa afirmación, hacía énfasis en que durante ese periodo, todo lo que hicieran los franceses contra los alemanes, ya sea que los ofendieran o que llegaran a la violencia física, los llevaba a la responsabilidad de sus actos, haciendo entender que no hay libertad si no hay responsabilidad.

 

Caricaturas y reflexión

Ahora bien, la libertad es una constante autocrítica, pues es la invitación constante a reflexionar sobre nosotros mismos, sobre el quehacer diario. Los grandes países han aprendido de ello, por eso no es de sorprender que hayan programas tales como Los Simpson’s, Padre de Familia, American Dad, entre otros, que hacen diferentes críticas al gobierno, al modo de vida de los ciudadanos, a las incoherencias institucionales, etc., en los Estados Unidos. Incluso, el año pasado, el tema de la elección (más polémica) presidencial, en la que los candidatos Hillary Clinton y Donald Trump, resultado de la democracia moderna americana, eran constantemente “ridiculizados” en programas Live Show, que son los que gozan de un gran número de audiencia. ¿Y qué lograron con esas “burlas”?

 

Para empezar, les ofrecieron que ellos se vieran ante el ojo crítico de la sociedad, haciendo posible que vieran en qué se estaban equivocando o en qué estaban cumpliendo. Cabe señalar que la autocrítica no lleva necesariamente a mejorar, ya que podemos caer en la pretensión de no aprender nada de ella y seguir, de manera terca y obstinada, con lo que estamos haciendo.

 

La importancia del criterio 

Aunque no todo cae en el humor ácido de las series mencionadas previamente, sino que hay veces que se llega a la ofensa, misma que no busca sino únicamente humillar y transgredir a otros, como el famoso caso del periódico francés Charlie Hebdo, que ha usado la libertad de expresión para ofender, sin ninguna intención de crítica sana o constructiva, a varios sectores sociales y/o religiosos. Y sabemos lo que eso provocó cuando hicieron ofensas sobre Mahoma y el Islam.

 

Breve reflexión

Es importante en verdad que fomentemos la autocrítica constante, para que podamos, no solamente crecer como personas, sino poder ofrecer autenticidad y recibir así autenticidad. La autocrítica, por último, nos obsequia una visión más amplia de la vida partiendo desde nosotros mismos, a través de los tropiezos y la voluntad de enmendar y aprender.

 New Call-to-action

 

Topics: Autocrítica

Héctor Chávez

Escrito por Héctor Chávez

Egresado de la Facultad de Filosofía de la Universidad Panamericana, asistente de tesis del Dr. Javier Duarte Schlageter (profesor del área de dirección financiera en el IPADE), formación en proceso en psicoanálisis por parte del Círculo Psicoanalítico Mexicano, Subdirector General de la Revista Kya! (Arte.Cultura.Entretenimiento), Conductor del programa de radio por Internet In.Cultura en Digital Media Radio, Miembro Asociado de la Sociedad Académica Kierkegaard, colaborador invitado en Estudios Latinoamericanos por la Wichita State University (Kansas).

Ebook Libertad y Educación Cátedra Carlos Llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog