Filosofía

Aportaciones de San Agustín de Hipona a la filosofía

[fa icon="calendar"] 7/11/17 5:00 / por Diego Espinoza Bustamante

aportaciones_san_agustin_filosofia.jpgPresentar en una entrada de blog las aportaciones de San Agustín de Hipona a la filosofía es tan osado como resumir las aportaciones de Platón y de Aristóteles a la filosofía entre 600 y 900 palabras.1 Esto no sólo porque nos encontramos frente al autor cristiano más importante hasta el momento, sino porque fue un escritor altamente prolijo tanto en escritos como en contenido. En esta entrada al blog me limitaré a presentar una breve semblanza intelectual de San Agustín, la cual correrá en paralelo con algunas partes de su vida como cristiano que creo claves.


Filósofo, Teólogo y Obispo

Los textos de San Agustín con los que contamos en la actualidad son escritos pertenecientes a su época de converso. Por tanto, las doctrinas que abundan en esos escritos tienen que ver, sobre todo, con su intento de entender y articular las verdades que encontraba en la doctrina cristiana y en las Sagradas Escrituras. En este contexto, el telón de fondo intelectual, perfil y circunstancias de San Agustín contrastan con las de los filósofos de su época.

Fue en los meses de invierno de los años 386 y 387 en los que San Agustín pasó un periodo de conversación y contemplación con sus allegados. En ese periodo, Agustín escribió Contra académicos, De beata vita, De ordine y Soliloquia, textos que definirían su filosofía cristiana. Después de su bautismo, San Agustín escribió dos tratados sobre el alma, a saber, De immortalitate animae y De quantitate animae, y De libero arbitrio. Entre el 388 y 391, se escribieron los libros De magistro, De vera religione, Enarratione in Psalmos, De sermone Domini in monte y De doctrina christiana. Después de su ordenación episcopal como obispo de Hipona, Agustín escribió sus célebres Confesiones, narrativa de su vida en la cual comienzan a aventurarse los principales tópicos que serán piedra angular de sus tres obras culmen: De Genesi ad litteram, De Trinitate y De civitate Dei.

El trabajo episcopal de San Agustín consistía en predicar, escribir cartas y resolver asuntos pastorales y administrativos tocantes a su diócesis, quehaceres de su día a día que lo encarrilaron a controversias eclesiásticas y doctrinales. Una de las controversias más importantes encarada por San Agustín fue la que mantuvo contra la iglesia cismática del Norte de África, a saber, la iglesia donatista. Quizá, el enemigo público más conocido de San Agustín fue el monje británico Pelagio. Es de sobra conocida la disputa que mantuvieron San Agustín y él en torno al espinoso problema de la conciliación entre gracia y libertad. Es en esa discusión contra Pelagio que deben enmarcarse sus De spiritu et littera, De natura et gratia y dos tratados Contra Julianum, todos ellos escritos donde se exponen las visiones de San Agustín sobre el pecado original, la sumisión de la voluntad humana, la predestinación y la gracia.

San Agustín muere en el año 430, mientras los Vándalos merodeaban Hipona para sitiarla. En esos momentos, el Norte de África experimentaba una época convulsa, parecida a la que había sufrido el Imperio Romano veinte años antes gracias a los actos (vandálicos) de los Visigodos, una catástrofe que impulsó la composición de La Ciudad de Dios. Los escritos de San Agustín fueron preservados y transmitidos a pensadores pertenecientes a una era totalmente distinta a la de San Agustín. El impacto intelectual de San Agustín fue tal que una gran gama de teólogos y filósofos, poetas e historiadores, mantenían la cosmovisión legada por el Obispo de Hipona.

1 Este trabajo es una adaptación de S. MacDonald (2002: 154-71) para los fines de este blog.

New Call-to-action

Diego Espinoza Bustamante

Escrito por Diego Espinoza Bustamante

Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana. Actualmente trabaja como adjunto de rectoría de la Universidad Panamericana y como Asistente de Investigador adscrito al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Sus intereses filosóficos tienen que ver con metafísica de la mente, metafilosofía, filosofía cristiana y teorías de la verdad. También le interesa la historia de la filosofía medieval, de la filosofía analítica y del pragmatismo americano, así como el cultivo de autores; por ejemplo, Santo Tomás de Aquino, Guillermo de Occam, John Dewey, Ludwig Wittgenstein y W. V. O. Quine.

ebook constancia como eje

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Lists by Topic

see all

Artículos por tema

ver todos

Artículos Recientes