Filosofía

Esencia y formas de la libertad humana

[fa icon="calendar"] 28/12/16 6:00 / por Diego Espinoza Bustamante


 La esencia de la libertad.jpgComo gran intelectual, Carlos Llano abrevó de obras de grandes filósofos, en las cuales se encontraban tesis filosóficas que tuvieron eco en su filosofía. En esta entrada exploraré brevemente la influencia de Heidegger en el sentido principal de libertad propugnado por Llano.

Libertad como proyecto

Llano reconoce que “libertad” se dice de muchas maneras. Con todo, el sentido principal de libertad es “aquel que tipifica existencialmente al ser humano como ser-libre, dotándolo de una propiedad esencial que le permite pensar en el infinito y no solo eso sino buscado y empeñar su vida entera –tras vislumbrar su misterio– en esa empresa” (Cuellar 2005: 69). Llano nombra a este sentido de libertad “libertad como proyecto”. La libertad como proyecto tiene un parentesco de familia a la concepción existenciaria de Heidegger, según la cual el primer analogado de libertad es la libertad óntica. La libertad óntica es una propiedad del Da-sein, del ser-ahí, que es, antes que nada, pura posibilidad, un ser posible.

 La mera posibilidad tipifica al ser humano como un ser ónticamente libre, pues el ‘ser-ahí’ es un ‘ser posible’ que se hace responsable de sí mismo para comprenderse a sí mismo mediante un encontrarse a sí mismo en medio del  tiempo y el mundo. Según Heidegger, todo esto es posible para el ser-ahí porque tiene en sí mismo la estructura existenciaria de “proyección” (El ser y el tiempo, §31). Esta proyección de la que habla Heidegger refiere a la capacidad que tiene el ser humano, el Da-sein, para realizarse libremente en el mundo.

 La influencia de Heidegger en el pensamiento de Llano reside en que para el segundo la libertad de raíz de los seres humanos es su capacidad de proyecto, que no es otra cosa que una capacidad para hacer-se. En palabras de Llano: “cuando Heidegger nos recuerda que el ser del hombre es el proyectarse, nos está diciendo que es reflexivo, en su sentido más fuerte, porque el hombre es producto de sí mismo, puede ‘hacer-se’; y como tal hacer-se se refiere directamente a su propio ser, el ser del hombre no consiste en ese mero ser que es, sino en un ‘estar siendo-se’ dinámicamente reflexivo” (C. Llano 1995: 78).

Este hacer-se de los seres humanos adquiere su más profundo sentido en el imaginario de Llano cuando los hombres se abren a los otros para entablar relaciones que los comprometen entre sí. En este orden de ideas, la libertad como proyecto es sinónimo de una “libertad-para”, la cual es superior a la “libertad-de”, es decir, la capacidad que tiene cada ser humano para ser independiente (Cuellar 2005: 71-2).

Proyecto de vida

Impulsados por nuestra libertad como proyecto, los seres humanos somos capaces de tener un proyecto de vida. Naturalmente, el proyecto de vida no surge espontáneamente de la libertad como proyecto que ya se encuentra enraizada en los seres humanos. Más bien, es un producto de la libertad como proyecto, en conjunción con la toma de decisiones libres y racionales (sea lo que esto último signifique), lo cual nos debiera de conducir a un bien concreto. Es por esto que Llano entiende que el sentido primario de libertad tiene una tonalidad positiva, pues la relación entablada entre el agente “verdaderamente libre” y el bien concreto implica de suyo un compromiso (Cuellar 2005: 72), el cual (re)afirma al otro.

  En consecuencia, la libertad como proyecto o, mejor aún, la libertad comprometida, es una libertad que invita a todos los seres humanos a emprender la tarea de descubrir, elegir y, después, construir, el propio proyecto de vida sin temor al compromiso.


 

Este trabajo está fuertemente en deuda con H. Cuellar (2005: 59-80)



 New Call-to-action

 

Topics: Libertad y libre albedrío, esencia, proyecto

Diego Espinoza Bustamante

Escrito por Diego Espinoza Bustamante

Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana. Actualmente trabaja como adjunto de rectoría de la Universidad Panamericana y como Asistente de Investigador adscrito al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Sus intereses filosóficos tienen que ver con metafísica de la mente, metafilosofía, filosofía cristiana y teorías de la verdad. También le interesa la historia de la filosofía medieval, de la filosofía analítica y del pragmatismo americano, así como el cultivo de autores; por ejemplo, Santo Tomás de Aquino, Guillermo de Occam, John Dewey, Ludwig Wittgenstein y W. V. O. Quine.

desarrollo-carrera-profesional-carlos-llano

Suscríbete a las notificaciones de este blog

Lists by Topic

see all

Artículos por tema

ver todos

Artículos Recientes